sábado, 16 de enero de 2010

Enamorandome de mi asesino

Parte I

Sabía a la perfección que lo que estaba haciendo sólo iba a herirme más, pero necesitaba hacerlo. Necesitaba saber sus pensamientos más profundos.
Mientras revisaba las pertenencias del amor de mi existencia, me encontre con su agenda. Su desprolija y gigantesca letra, ya lograba estremecerme.
La primer página decía:

Hola , me llamo Jonathan. Me siento como un imbecíl escribiendo, pero hay cosas que no puedo contarles a mis amigos. No es nada que les oculte, pero no les gusta lo morboso que soy respecto a eso.

Enseguida supuse que clase de cosas escribía en su agenda. A mi parecer, un vampiro estaba en todo su derecho de accionar así.
Tan pronto pase a la segunda página, confirme mi suposición.

En su agenda había una lista con todos los nombres de las personas que había asesinado, y una pequeña descripción de cómo los había matado. Por supuesto no había anotado sus nombres. En la mayoría había escrito cosas como "la rubia de rojo" o "el tipo de traje" y cosas así.
Sólo dos de sus víctimas tenían nombre: yo, Tanya y Lorena.
Abajo del nombre de la chica sólo había escrito una oración: "No quería matarla realmente , incluso me pareció un desperdicio, pero mataría a quien hiciera falta sólo para hacerla feliz."

Lorena. Recordé la cantidad de tiempo que había estado tratando de sacarla de mi mente. Tratando de olvidar sus rizos dorados, sus ojos color avellana y su figura delgada.
Jamás había odiado tanto a un ser humano.
Odiaba el hecho de que todos las que la rodeaban, la amaran. Era de esa clase de chicas de quien todos los hombres se enamoraban, y de las cuales todas las chicas deseaban ser.
Pero la principal razón de mi odio a ella , era ver como jugaba con los sentimientos de las personas. Por que más allá de que fueran vampiros, tenían sentimientos fuertes por ella.
En resumen: dos mejores amigos, Germán y Sebastián, se habían enamorado de la hermosa Lorena. Ella no se decidía por ninguno de los dos, alegando que amaba a ambos. Mentira. No sólo que sabía que ella se inclinaba más por Sebastián, si no que no creía que alguien pudiera amar a dos personas de la misma forma.
Concuerdo con muchas personas en que el amor puede manifestar de muchas formas, incluso creo que pueden amarse a muchas personas en la vida, pero no al mismo tiempo.

El punto , es que deseaba con fervor matar a Lorena. Pero no podía. Me había prometidio a mi misma no alimentarme de sangre humana. Aunque también me había hecho la misma promesa unas horas antes de alimentarme de dos humanos.
Pero el mayor problema eran Sebastián y Germán. No permitían que nadie se acercara a su amada.
Acercarme a ella y matarla era imposible. O al menos eso creía.
Estaba sentada en el banco de una plaza, cuando una voz masculina me hablo.
- Hola Tanya - me saludó Jonathan, mirandome fijamente con hipnóticos ojos verdes. Tenía una gran sonrisa que podía detener mi mundo-. Yo puedo ayudarte.
- ¿De que hablas? - le pregunté finjiendo indiferencia - Dejame sola, tengo mucho en que pensar - le ordené cuando se sentó al lado mío.
Aquella cálida sonrisa se borró de su rostro. Sabía muy bien que cada vez que lo rechazaba, él se deseperaba aún más, y aquella deseperación lo llevaba a querer asesinarme.
No quería darle ninguna oportunidad de conocernos. Trataba de convencerme a mi misma de que él no me convenía, de que era una mala persona, un asesino sin escrupulos. Pero no lograba persuadirme, lo amaba.
- Sabes bien de quien te hablo - dijo secamente-. Sos tan perversa, como yo. Por eso es que te amo.  Podríamos hacer tantas cosas juntos...
- ¡Pero yo no quiero! - exclamé horrorizada.
- Tampoco te digo que quiero que seas mi princesa de la oscuridad y que juntos destruyamos a la humanidad - se quejó - Sólo quiero que nos divertamos.
¿Cómo podía amar a alguien así? ¿A alguien que valoraba tan poco la vida humana, que sólo le parecían juguetes para divertirse y alimentarse?
- Mañana vas drenar toda la sangre de Lorena - me prometió - Yo me encargo de los otros dos.
- Gracias - susurré tristemente derrotada.
El se levantó y me tendió la mano para ayudarme a levantarme.
- El sol sale en un par de horas, nos tenemos que ir.


 AVISO : Soy realmente mala para los títulos. Incluso puede ocurrir que el título y la historia no tengan relación alguna : D

1 comentario:

  1. Hola! no importa el titulo es lo de menos jeje pero la historia me gusta esto muy buena ah y escribi pronto pliss
    Besos

    ResponderEliminar